INICIO  | SITIOS DE INTERES  |  

ORGANIGRAMA CONVENIOS CONSIGNAS EVENTOS AVISOS
Declaración de Principios
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18   19   20   21   22   23   24   25  

Uno de los atributos del Estado es el derecho a intervenir si la causa y motivación de su acción es verdaderamente necesaria para el bien común. La pauta de dicha intervención, o sea el modo substancial de hacerlo, es la subsidiariedad, que entre otras cosas implica la actuación siempre conforme a derecho.

La clave de la intervención estatal es la temporalidad de la misma. Su permanencia sólo trae consigo la perpetuación de errores, la entronización de la ineficiencia, el advenimiento de la corrupción y la enajenación del ciudadano. La intervención del Estado no puede justificarse sólo por la ausencia de la iniciativa de los particulares. Antes de intervenir, y aún después, el Estado debe promover el clima propicio a la acción de los ciudadanos.

36. La iniciativa de los particulares y del Estado en la economía
La economía es tarea y producto de la libre iniciativa personal y de sus agrupaciones libremente constituidas, para satisfacer sus necesidades y elevar el bienestar.

La iniciativa personal en el sector económico está constituida por industriales, comerciales, agricultores, ganaderos, artesanos, profesionales, empleados, obreros, etc., es decir, por todos aquellos que, en el ejercicio de un derecho inalienable, desarrollan su trabajo para producir bienes y servicios útiles, sea individualmente o agrupados en empresas o instituciones.

Uno de los factores primordiales del dinamismo de la economía no es económico sino psicológico, y es la confianza recíproca entre los particulares y el Estado. Esta confianza depende fundamentalmente de la seguridad jurídica y del acierto de las políticas gubernamentales. La fijación de políticas económicas no es función exclusiva del Estado. Corresponde, en primer lugar, a la iniciativa de los particulares establecer las políticas económicas, conforme a derecho en áreas de su competencia. Al Estado compete arrmonizarlas y fijar las que sean necesarias.

Las políticas económicas deben estar vinculadas entre sí, y ser armónicas y congruentes. El criterio fundamental que ha de animarlas es la búsqueda del realismo económico. Porque la economía está en función de la sociedad, deben estar diseñadas conforme a los principios sociales y ser claras, conocidas por todos y con permanencia suficientemente razonable, para contribuir a la confianza y facilitar la planeación de las actividades económicas.

El Estado puede intervenir directamente como actor económico, sólo por excepción y conforme al principio de subsidiariedad -que implica la transitoriedad y las evidentes exigencias del Bien Común- cuando la acción de los particulares sea insuficiente para resolver problemas o satisfacer necesidades imperiosas o vitales de la economía.
EDITORIAL
En el Centro Empresarial Metropolitano, como parte sustantiva de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), las virtudes y los valores están siempre presentes....continúa
REVISTA
ENCUESTAS
FRASES CÉLEBRES
"El hombre que ha perdido la aptitud de borrar sus odios está viejo, irreparablemente."